Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Atenas se desborda. Desde ayer los tres campamentos para refugiados, Elliniko (antiguo aeropuerto en desuso), Eleonas y Schisto están llenos y no pueden albergar a más personas haciendo que centenares queden atrapadas en las terminales del Puerto del Pireo, otras sean recolocadas en zonas cercanas a los campamentos y provocando que otras tantas acampen en plazas de la ciudad. No es menor el número que decide seguir a pie su camino hacia el norte para llegar a la frontera con Macedonia, pese a las recomendaciones de los voluntarios que les aseguran que la situación es mucho peor en Idomeni y alrededores. Según ACNUR, las autoridades macedonias tan sólo autorizaron la entrada de 107 refugiados este jueves, siendo más de 4.000 las que esperan junto a la frontera.

En la ya conocida Plaza Victoria se repite la misma estampa: centenares de refugiados acampando a la intemperie desprovistos de información, sin saber cómo pueden cruzar Europa hasta llegar a un país que le de acogida. Un escenario perfecto para que, tal y como aseguran medios griegos, la plaza se convierta en un centro de contrabandistas ofreciendo transporte y pasaportes falsos por 4.000 € para llegar a Idomeni. Sobreviven, sin embargo, gracias a la solidaridad de ciudadanos, organizaciones humanitarias y ONG’s.

En el Pireo las llamadas de ayuda entre voluntarios son constantes repitiéndose, incluso, varias veces al día. Suecia, Alemania, Estados Unidos y España, entre otras muchas, son las nacionalidades de aquellos que han decidido dar la bienvenida a los refugiados al puerto de Atenas. No dan a basto para ofrecerles las necesidades básicas para seguir su camino, pero pese a todo se consigue: les abastecen con sopa y té caliente, alimentos no perecederos, leche, comida para bebes y ropa de abrigo. Muchos se manifestaron en la mañana de este viernes solicitando la apertura de fronteras. Quieren salir de Grecia.

Foto de @lysimelis

Foto de @lysimelis

Aquí los refugiados tocan por primera vez suelo peninsular y se convierte en otra odisea hasta llegar al destino deseado. Solicitan información sobre la actual situación de las fronteras, sobre la documentación que le pedirán y la localización de los puntos calientes. Los sirios e iraquíes se sienten aliviados al conocer que ellos podrán seguir. La desesperación, sin embargo, se apodera de los afganos al conocer que no se les permite continuar, una situación que ha llevado a un intento de suicidio esta semana en la Plaza Victoria.

Photo via DromografosintentosuicidioDomografos2

 Fuente:Domógrafos

Así está la situación en una Grecia arrasada por la crisis y cuestionada desde la UE, sin embargo los botes siguen llegando a las islas. No hay que olvidar que desde que comenzara esta crisis humanitaria casi un millón de personas (111.638 en lo que va de y 857.363 durante 2015) han pasado por el puerto de Atenas y se estima que en la actualidad hay 12.000 refugiados en suelo griego.

Desde enero de 2016, 418 personas han muerto o desaparecido en el Mediterráneo. En el año 2015 el número aumenta a 3.770.

@Maria_Serrano_

Anuncios