Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

En pleno mes de agosto (el pasado día 20) el presidente del Gobierno de Grecia, Alexis Tsipras, presentó su dimisión y convocó elecciones anticipadas tras la ruptura que se ha producido en Syriza.

Con este movimiento Tsipras (al que las encuestas le siguen dando la mayoría en intención de voto) quiere llevar a las urnas el tercer rescate aprobado a Grecia que asciende a 86.000 millones en tres años y supone duros recortes y una subida de impuestos. También pretende acallar al ala dura de su partido que se opone a las condiciones de austeridad impuestas (47 diputados entre votos en contra, ausencias y abstenciones, lo que supone un tercio de la formación). Además, Tsipras espera revalidar su mayoría acabando con la necesidad de apoyarse en la oposición para gobernar; dar la imagen de estabilidad y confianza que solicitan las autoridades europeas y dejar en manos de los griegos la posibilidad de elegir al partido y la persona que dirija al país tras las duras condiciones del rescate, contando con un gran respaldo entre la población.

Con todo ello, Alexis Tsipras, refuerza su principal objetivo que sigue siendo la reestructuración de la deuda. Un debate posible con sus socios europeos si revalida su fuerza entre la población y asegura su estabilidad en el parlamento griego.

El anuncio llega un día después de la aprobación del tercer rescate en el Bundestag y tras haber recibido el primer tramo de 13.000 millones de euros, de los cuales, más de 10.500 millones- el 81%- ha ido destinado al pago de la deuda. El calendario apremiaba para su aprobación pues Atenas debía formalizar el pago de 3.200 millones al Banco Central Europeo -BCE- y que tenía como fecha límite el 20 de agosto.

Estos comicios no han sorprendido a los ciudadanos que lo esperaban desde la convocatoria del referéndum, cuando el primer ministro heleno ya anunció que independientemente del resultado en la consulta, convocaría elecciones para que el pueblo griego decidiera. Finalmente, Tsipras ha renunciado a la moción de confianza tal y como se especulaba en los últimos días.

Grecia votará por tercera vez este año y los ciudadanos, con cierto cansancio, esperan a que pase el caos político que hay en este momento.Y es que las elecciones, que aún no tienen fecha concreta (algunos dicen que serían el 20 de septiembre y otros aseguran que podrían retrasarse hasta octubre) no pillan de sorpresa a nadie, aunque vienen acompañadas de ciertas novedades como la creación de un nuevo partido fruto de la escisión de Syriza.

@Maria_Serrano_

Anuncios