Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En todos estos años de crisis económica (iniciada a raíz de las hipotecas “subprime” en Estados Unidos y extendida a todos los países) agravada por el gasto de los consecutivos gobiernos helenos y las tretas financieras para falsear las cuentas ante Europa, los ciudadanos griegos han sido los que han pagado una contracción del 25% en su economía, una reducción del 37 en los salarios, del 30% en el gasto familiar y de hasta el 47% en algunas pensiones. Sin olvidar el haber soportado estoicamente una tasa de paro del 27%. Con estas cifras (registradas en la actualidad) es evidente que los pronósticos de crecimiento y recuperación -en base a acumulación de deuda y austeridad– realizados por la Troika han fallado. Lo único que han conseguido con este método es reducir el déficit estructural un 20% desde 2010.

En este momento, los principales representantes de los organismos que conforman la Troika (con Angela Merkel a la cabeza) aseguran que no habrá una reestructuración de la deuda griega, pese a que el primer ministro heleno Alexis Tsipras ha insinuado que los acreedores están dispuestos a aceptarla. Las Instituciones Europeas lo han dejado claro: no habrá negociaciones hasta pasado el referéndum. Pero en las últimas horas, esta “esperada” quita ha sido demandada desde el Gobierno de Grecia como una de las condiciones para asumir la propuesta de reformas que le piden la Troika. Y no han sido los únicos, también lo ha reconocido la propia Christine Lagarde, directora gerente del FMI. Aquí dos versiones de esta información: Según el periódico El País y el diario ABC . En ellas se habla de una quita del 30% de la deuda y una nueva financiación para Grecia de 51.900 millones de euros más.

Pero esta petición también la solicitan expertos como el renombrado economista francés, Thomas Piketty, o el premio nobel de Economía, Joseph Stiglitz, entre otros. Una petición que -tal y como recuerda en su blog el propio Varufakis-  ha sido aclamada por los propios acreedores en repetidas ocasiones y a la que se ha sumado EEUU.

Captura de pantalla del blog de Varufakis. 01/07/15

Captura de pantalla del blog de Varufakis

1. Las negociaciones se estancaron ya que los acreedores de Grecia se negaron a reducir nuestra deuda pública, aún por pagar, e insistieron en que debía ser asumida “paramétricamente” por los miembros más débiles de la sociedad, sus hijos y sus nietos.

2. El FMI, el gobierno de EEUU, otros muchos gobiernos de todo el mundo, y la mayoría de economistas independientes creen – al igual que nosotros – que la deuda debe ser reestructurada.

3. El Eurogrupo previamente (Noviembre 2012) admitió que la deuda debía ser reestructurada, pero ahora está rechazando que se acometa la reestructuración.

Barack Obama, en un intento de mantener a Grecia dentro de la Eurozona, también ha pedido esta “quita”. Aunque su preocupación (al igual que la Troika) no es tanto económica como geopolítica porque no le interesa que Atenas acerque posturas con otros países como Rusia. No hay que olvidar, tampoco, que Estados Unidos tiene una base militar en Souda, isla griega de Creta.

@Maria_Serrano_

Anuncios