Etiquetas

, , , , , , , , ,

Este martes 30 de junio (segundo día de corralito en Grecia con los bancos cerrados) es una fecha decisiva en el calendario de Europa y del país mediterráneo. Una jornada en la que caduca el actual (y segundo) programa de rescate Europeo y en el que se cumple el plazo para que Atenas afronte el pago de 1.600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI). Puede que ésta última obligación por parte de los griegos ya no tenga sentido porque el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, ya ha anunciado que no disponen de dinero suficiente para afrontar el pago al organismo dirigido por Christine Lagarde. Esta decisión supone al país heleno perder el acceso a los fondos restantes. Y aunque no constituye formalmente el impago, sí coloca a Grecia en situación de “mora” respecto al FMI y “en ruptura de sus obligaciones”.

Jornada, además, en la que el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha hecho una oferta de última hora al gobierno de Alexis Tsipras con tres condiciones: aceptar la propuesta presentada el pasado viernes, debería hacer campaña para el “sí” a estas medidas de cara al referéndum del próximo domingo, así como hacer frente a sus obligaciones. De cumplir estas premisas, la Comisión está dispuesta a facilitar 35.000 millones de euros (procedentes de los fondos estructurales) para fomentar el crecimiento y el empleo.

Y con el cronómetro en la mano, el Gobierno de Tsipras y las Instituciones Europeas continúan dialogando y ofreciéndose acuerdos mutuos. Presienten que están condenados a entenderse para evitar fatales consecuencias para Grecia y, no menos importantes repercusiones, en la Eurozona. Atenas insiste en que no quiere dejar la moneda común, por ello, ha anunciado medidas legales ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea contra la posibilidad que manejan las Instituciones de expulsarla del Euro.

CALENDARIO DE PAGOS DE GRECIA

Pero este martes, no es el único día decisivo. Los analistas miran con incertidumbre hacia el 20 de julio que será cuando Grecia deba pagar 3.500 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE). Si Atenas no hace frente a este pago, la banca griega, cerrada desde ayer y -en principio- durante una semana podría perder el acceso al BCE. Esto supondría dejar de tener acceso al crédito del Regulador.

Pero el calendario de pagos griego no termina ahí: una semana antes, el lunes 13 de julio Atenas deberá pagar 452 millones de euros al FMI. En agosto, Grecia tiene un nuevo compromiso con Lagarde por el que debe abonarle 217 de millones de euros el primer día del mes. El 20 de agosto, el BCE tiene programado un cobro de 3.170 millones de euros por parte del Ejecutivo heleno.

Anuncios