Etiquetas

, , , , , ,

A todos nos gustan los besos, pero éste tiene algo especial. A pesar de que la imagen se presenta como en bloque y percibimos algunas partes del cuerpo poco definidas, al mirarlos crea una inevitable sensación de ternura, de magia. Y es que los detalles en la forma y la perfección está en las pequeñas zonas, como la cara de ella y las manos de él.

El Beso - Gustav Klimt (1907-1908)

El Beso – Gustav Klimt (1907-1908)

El sentimiento entre ambos se percibe a primera vista porque ella se rinde ante él y  él se inclina hacia ella, la envuelve entre sus brazos y la besa con ternura. La delicadeza de las manos masculinas abrazan su rostro y ella, como si no quisiera que acabar el momento, se aferra a una de ellas.

Las flores y la luz dan sentido al romance, lo intensifica. Da la sensación que el beso hace nacer la primavera y la vida alrededor de ambos. Como no podía ser de otra manera, es una obra que forma parte de un contra-movimiento: el modernismo, en este caso en Viena.

Es una pintura extraña, llena de luz, de amor, de ternura, misterio y de vida. Y es por eso por lo que me encanta.

Según he podido leer se cree que la pareja representa al propio Klimt y la que fue su amante, Emile Flöge.

Tengo curiosidad por seguir conociendo al autor, así que veré la película Klimt protagonizada por John Malkovich y Saffron Burrows, y dirigida por Raoul Ruiz.

Anuncios